miércoles, 29 de marzo de 2017

Más sobre la retribución flexible

MÁS SOBRE LA RETRIBUCIÓN FLEXIBLE

Con la retribución flexible (o en especie), el trabajador pierde salario nominal y salario real.

Lo que hay que hacer es subir los salarios de los trabajadores y, mediante la negociación colectiva, establecer una política retributiva que eleve los salarios y reduzca la desigualdad salarial en la plantilla.
Ya os informamos de cómo el año 2016, en términos económicos, fue un año de avance para la compañía. Avance económico que los trabajadores y trabajadoras de AYESA AT no hemos visto por ningún lugar en nuestras condiciones laborales.

LA PATRONAL Y SUS SINDICATOS
El principio fundamental por el que se mueve la Patronal, la CEOE, es la de la congelación salarial y recortes, y AYESA AT es un ejemplo claro de disciplina en el cumplimiento a rajatabla de la política general de la CEOE. Y es normal, el lucro económico en las empresas emana del valor generado por los trabajadores del que se apropia el empresario, a lo que se denomina plusvalía o plusvalor. Ese plusvalor es la diferencia entre el valor generado por el trabajador y el salario que se lleva, por lo que existen dos maneras de que el empresario obtenga más beneficio, o lo que es lo mismo, para que crezca la productividad:
1.    Que se incremente el valor generado por el trabajador en una cuantía superior al salario.
2.    Que se reduzcan los salarios.
Las aspiraciones de la Patronal han sido implementadas por los Gobiernos de turno. Por ello, los trabajadores hoy nos encontramos en una situación mucho más precaria y estamos más empobrecidos que hace 20 años. Los últimos dos gobiernos —tanto del PP como del PSOE, cuyo sindicato es la UGT— han aprobado todas las reivindicaciones históricas de la patronal CEOE: abaratamiento del despido, políticas de contratación que fomentan la temporalidad y la desigualdad, privatizaciones, descuelgue del cumplimiento del Convenio por parte del empresario, facilidad para despedir colectivamente (ERE), reducción de los impuestos y de las cotizaciones a la Seguridad Social de las empresas, desvinculación de los salarios y de las pensiones del IPC, incentivos fiscales para las empresas, etcétera. Supuestamente, contra todas estas cosas CCOO y UGT nos llevaron a dos huelgas generales, aunque hemos visto que, a posteriori, han tragado con estas medidas firmando pensionazos, acuerdos por el empleo y la negociación colectiva y convenios que apuntan en esta dirección y, a tenor de lo que vemos en Ayesa, se sienten entusiasmados por recuperar la remuneración en especie de los salarios, remuneración que nació en el feudalismo y que se dio también en los inicios del capitalismo. Tal vez aplaudir los dictados que expresan los deseos de la Patronal en lugar de combatir el daño de estas políticas a los trabajadores, que es lo que hacemos desde CSC, es a lo que se refería UGT de política "de pies sobre la tierra". Es curioso que a algunos nos etiqueten de "políticos" a los que peleamos por los trabajadores, pagando el precio de la represión y del acoso, y aquéllos que sirven a la política de los empresarios, y que han sido creados por ellos, se muestren como ángeles ajenos a la política, satanizándola, cuando ellos representan lo más ruin: el servilismo al empresario y la traición a los trabajadores.

EL SALARIO
El salario es el pago que el empresario hace al trabajador una vez que éste ha desempeñado su trabajo y ha generado el valor. El salario es el instrumento que el trabajador dispone, bajo este sistema socioeconómico, para poder vivir, pues el trabajador cambia mediante el valor de cambio o dinero su fuerza de trabajo por mercancías y servicios necesarios para su subsistencia. Simplemente por este hecho hemos de reconocer que el despido es un crimen, puesto que el despido es la negación de la fuente de vida del trabajador.
En las primeras fases de desarrollo del capitalismo eran muy pocos los casos en que se pagaba el salario en dinero, por lo general, la empresa capitalista tenía su tienda de víveres, sus artículos industriales y los obreros adquirían allí las mercancías que necesitaba para la vida, de tal modo que los obreros trabajaban por la comida y un techo o, en todo caso, le daban adicionalmente una mínima cantidad de dinero. Es decir, recibía un salario, fundamentalmente, en especie. Esto es lo que nos vende como novedoso hoy la Dirección de AYESA AT y sus hooligans.
El salario, expresado en dinero, es lo que se denomina salario nominal. El Plan de Retribución Flexible que se pretende vender a los trabajadores, atropellando sus derechos y no siendo fruto de la negociación colectiva, reduce el salario nominal. Pero la potencia salarial no se mide en lo que se denomina salario nominal, sino en el salario real. El salario real es el expresado en medios de sustento para el obrero, es decir, indica qué medios de sustento, y qué cantidad puede comprar el trabajador para él y para su familia con la suma del dinero que gana. Para determinar este salario real es necesario tener en consideración las siguientes variables: la cuantía del salario nominal del trabajador, el nivel de precios de los artículos de uso y consumo, de los servicios, la cuantía de los impuestos, el costo del alquiler o de la hipoteca y otros gastos.

EL PLAN DE RETRIBUCIÓN FLEXIBLE
El Plan de Retribución Flexible, o retribución en especie, una vez alcanzadas todas las conquistas descritas anteriormente, es la nueva apuesta de la CEOE para que los empresarios ganen cada vez más. "Memorable" fue en 2015 la pretensión de la Patronal Conservera ANFACO (CEOE), que pretendía introducir en el Convenio de dicho sector la remuneración del 30% del salario de los trabajadores en especie, en concreto, en latas de conserva.
¿Qué efectos tiene, y está teniendo, para el salario real de los trabajadores la proliferación en las Empresas grandes y medianas la  medida del Plan de Retribución Flexible (PRF) tal y como lo plantea AYESA AT?
·         El PRF gravita en que las empresas y los salarios más altos paguen menos impuestos, rompiendo, un poco más aún, la progresividad y estimulando la insolidaridad fiscal. Al recaudar menos impuestos, el Estado incrementa los impuestos indirectos como el IVA, impuestos a los carburantes, etcétera, que perjudican a las rentas más bajas, como las de los trabajadores, pensionistas… Este hecho implica que los precios de los productos se incrementan y, en consecuencia, el salario real de los trabajadores retrocede en tanto que el salario se intercambia por menos artículos y servicios.
·         La reducción del salario nominal y la consiguiente transferencia de las rentas del trabajo para seguros médicos privados o planes de pensiones privados, implica fortalecer a los monopolios de los seguros, o lo que es lo mismo, al Capital Financiero, a cambio de debilitar las arcas de los servicios públicos (sanidad, educación, pensiones, etcétera.). DKV  pertenece al grupo alemán ERGO INSURANCE GROUP que, a su vez, forma parte al monopolio alemán Münchener Rück, también denominada Munich Re, siendo la reaseguradora más grande del mundo. Aquí tenéis un ejemplo de cómo actúan: https://goo.gl/9Zo9Id. Asimismo, detrás de ADESLAS está CAIXABANK.
·         En 2014 los empresarios aportaron el 11,22% del conjunto de los impuestos que el Estado recaudó. Con la generalización de la política de pago en especie y maquillar masa salarial en gastos deducibles por las Empresas, el montante de los tributos recaudados por Impuestos de Sociedades será todavía menor de la mínima contribución que ya hacen. Hecho que implicará un mayor deterioro de los servicios públicos y que el trabajador reciba unos servicios de peor calidad —que incluso muchos ya están siendo repagados— teniendo una incidencia directa en la reducción de su salario real.
·         Las pensiones y prestaciones no sólo son menores, sino que los requisitos para acceder a ellas se endurecen. Este hecho se produce como consecuencia de la mala calidad del empleo, la caída de las cotizaciones, las bonificaciones fiscales (incluida aquí la retribución flexible) y la imputación a la Seguridad Social de gastos que se cubrían con impuestos.
·         Que los trabajadores tengan en sus manos menos dinero significa que éste circule en menor cantidad, lo que puede dar lugar a una apreciación del dinero y, con ella, una subida de los tipos de interés, encareciéndose por ello, por ejemplo, las hipotecas. En este caso, nuevamente, el salario real del trabajador decrece.
Como se puede comprobar, lo que la empresa pretende aplicar es una política dictada por la CEOE, cuyo objetivo es que los empresarios ganen más pagando todavía menos impuestos de los que ya pagan, que son escasos. Estas medidas no sólo empobrecen más a los trabajadores, sino que aumentan la desigualdad social.

CONCLUSIÓN
Los sindicatos y los trabajadores debemos luchar por la subida de los salarios, tanto nominal como fundamentalmente real. Como podéis ver, las pensiones, el gasto social, la subida de los impuestos especiales e indirectos, están siendo víctimas de las políticas económicas aplicadas que se fundamentan en incrementar la riqueza de los empresarios y empobrecer más a los trabajadores. Todo lo que no sea una subida real de los salarios -y no triquiñuelas fiscales para que el empresario pague aún menos impuestos de los que paga- a los trabajadores no nos vale. Por ello, CSC rechaza esta medida y hacemos un llamamiento a los trabajadores a actuar responsablemente rechazando ese Plan de Retribución Flexible, nocivo para nuestros intereses.   

"El Capital no tiene en cuenta la salud y la duración de la vida del obrero  si la sociedad no le obliga a tenerla en cuenta."
Carlos Marx.

NO a los abusos laborales, NO a los retrocesos laborales, NO a la represión laboral, NO a la represión sindical. Readmisión del Presidente del Comité.


SECCIÓN SINDICAL DE CSC EN AYESA AT

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

CSC

FSM

Copyright © Sección Sindical de la CSC en Ayesa AT Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger