miércoles, 7 de febrero de 2024

LA TRAMPA DEL SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL

Hace un mes, los sindicatos del Estado y de la patronal ─CCOO y UGT─ firmaron un nuevo ERE en Telefónica por el que se destruyen 3.421 puestos de trabajo. Puestos de trabajo que no se disipan como el agua del mar cuando se evapora, sino que pasarán a ser realizados por subcontratas que desarrollarán el mismo trabajo por trabajadores que, no solo cobran el salario mínimo, sino que los gastos en prevención de riesgos laborales desaparecen. Y ello se constata comparando los accidentes mortales acontecidos en Telefónica ─que son prácticamente nulos─ y los accidentes mortales en las contratas, donde las medidas de prevención brillan por su ausencia.

En Telefónica, en el año 1992, había una plantilla que ascendía a 74.437 trabajadores. Tras el ERE firmado hace un mes, en 2024 quedarán en algo menos de 12.500 trabajadores, con una destrucción de más del 80% de puestos de trabajo en estos 32 años. Y es que en Telefónica España una telefonista con 30 años de antigüedad tiene un salario por encima de los 45.000 euros brutos anuales.

Esa destrucción masiva de puestos de trabajo decentes en el Grupo Telefónica contrasta con el incremento de falsos autónomos y de subcontratados que, lejos de cobrar lo que contemplan las tablas salariales de Telefónica, pasan a cobrar lo que registran los convenios sectoriales, cuyos salarios, de manera cada vez más descarada, tienen como referencia el Salario Mínimo Interprofesional, con contratos a tiempo parcial y en unas condiciones de trabajo deplorable.

Hemos puesto el ejemplo de Telefónica, pero te preguntamos, ¿las condiciones de los trabajadores de ENDESA, CAIXABANK o el Banco de Santander es la misma que la de los trabajadores de AYESA AT? ¿O la de los funcionarios de la Junta de Andalucía de los cuerpos de licenciados o diplomados? Lo decimos porque el caso de Telefónica define algo que no sólo acontece en dicha empresa, sino que se sucede en otras y nosotros, los trabajadores de AYESA AT u otras contratas, hemos nacido al calor de la precarización y de la rebaja de los salarios diseñada por la Patronal en los últimos 35 años.

Y es aquí donde entra la estrategia del Salario Mínimo Interprofesional, y de su incremento. ¿Gana la clase obrera con esa estrategia tan aplaudida por los sepultureros de empleo de calidad ─CCOO y UGT─ que se nutren económicamente con cada ERE y con esta reforma laboral firmada por ellos? En nuestra opinión, la clase obrera no sólo no gana sino que pierde poder adquisitivo y ahí tienes el ejemplo de Telefónica para corroborarlo.

Mientras que antes podías conseguir un trabajo a tiempo completo y, dependiendo de tu cualificación profesional, te encuadrabas en una u otra categoría profesional del convenio colectivo correspondiente (cuyas tablas salariales eran mayores al SMI), ahora la inmensa mayoría de los trabajadores, independientemente de su cualificación profesional, van a empezar a trabajar en la categoría profesional más baja y/o a tiempo parcial con lo que la disminución de salario y horas trabajadas son evidentes.

La subida del salario mínimo, enmarcada en este cambio de estrategia marcado por las grandes empresas, supone una doble ventaja para éstas: por un lado se ahorran los salarios de la masa de trabajadores que las grandes empresas como Telefónica, ENDESA o la banca (que han hecho el mismo proceso) han despedido y, por otro lado, permite aumentar mínimamente los ingresos de los trabajadores más pobres para evitar los impagos de sus deudas (hipotecarias y no hipotecarias) a costa de las empresas más pequeñas, que son aquellas que pagan el SMI, o en torno al SMI, a sus trabajadores.

Además de que son de sobra conocidos los trucos que utilizan los empresarios para que las subidas del SMI se queden en papel mojado, que no es otra cosa que usar a sus perros de presa, CCOO y UGT, para firmar convenios en los que no se apliquen dichas subidas o sean recortadas de otras partes (compensación/absorción). Todo esto sin respetar su propia legalidad, demostrando una vez más el papel opresor sobre los trabajadores del Estado y sus leyes. Esta práctica se mantiene en uso por la misma razón que CCOO y UGT mantienen su labor de zapa de la acción sindical y organizativa de la clase obrera.

El Ingreso Mínimo Vital (IMV) se encuadra en esta estrategia, de igual forma, como medida para evitar los impagos de los trabajadores con la banca mientras se mantienen en la miseria, pero esta vez a costa del Estado que pasa a subvencionar parte de los salarios de miseria y, por tanto, generarle a los empresarios un mayor ahorro de costes laborales.

CCOO y UGT, cómplices necesarios de todo este cambio de modelo de explotación a los trabajadores, son quienes han permitido todos los despidos de las grandes empresas, ya sean en modalidad de expedientes de regulación de empleo o en cualquier otra (como los planes de salida individualizados). Además, son quienes han firmado, en su mayoría, todos los nuevos convenios colectivos con tablas salariales tan miserables que con una pequeña subida del SMI afectan a múltiples categorías o grupos profesionales, como hemos podido corroborar con el XVIII Convenio TIC.

Sin la firma de estos sindicatos amarillos y vendidos a la patronal el plan de las grandes empresas no se habría llevado a cabo con tanta facilidad y rapidez.

Estas medidas como la subida del SMI o el IMV no son más que parches para evitar la gran crisis que se asoma. La subida de la inflación y el euríbor han empobrecido tremendamente a la clase trabajadora, los jóvenes no pueden acceder a una vivienda ni independizarse, los desahucios aumentan, los salarios reales disminuyen, así como el consumo, y esto está engendrando una nueva gran crisis capitalista de intensidad mayor a la que hoy vivimos.

La única salida que tenemos los trabajadores y las trabajadoras es la organización y la lucha para hacer descarrilar estas políticas laborales y económicas infames y, profundamente antiobreras que nos sumen en la miseria y que niegan, de facto, nuestras vidas. Mientras los trabajadores y las trabajadoras no nos impliquemos en primera persona y fortalezcamos la organización de la clase obrera, el sindicalismo de clase, la Alternativa Sindical de Clase (ASC) cada día seremos más pobres a la par que los empresarios, y sus esbirros amarillos que firman cada sentencia de muerte de nuestra clase en forma de convenio, se enriquecen cada día más a costa de nuestra miseria.

 

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A ASC!

¡NO a los abusos laborales!

¡NO a los retrocesos laborales!

¡NO a la represión sindical!

SECCIÓN SINDICAL DE A.S.C. EN AYESA AT

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

ASC

FSM

Enlaces de interés

XVII Convenio Consultoría (2017-19)
Estatuto de los trabajadores

ASC Atech BPO
ASC NTT Data
ASC Sevilla
Alternativa Sindical de Clase
Federación Sindical Mundial
Tus Permisos Asamblea TIC

Copyright © Sección Sindical de la ASC en Ayesa AT Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger