lunes, 1 de junio de 2020

Coronavirus, el peligro de los sitios cerrados. Irresponsabilidad del abandono del Teletrabajo

En esta ocasión, desde CSC queremos compartir un par de artículos publicados en el medio digital El Confidencial, en el apartado de CIENCIA, con el propósito de trasladaros lo que la evidencia científica hasta el momento tiene que decir sobre la irresponsabilidad que supone la vuelta al trabajo presencial en espacios cerrados, por el elevado riesgo de contagio que se produce en los mismos.

Este conocimiento científico ha sido tenido en cuenta (a nuestro entender no suficientemente) para diseñar la normativa formalizada en los reales decretos leyes del Gobierno, sobre todo en lo que respecta a la obligatoriedad del teletrabajo como norma fundamental para dificultar la transmisión de la pandemia, así como la dilación en el uso de espacios cerrados a las últimas fases de la desescalada, razón por la que es absolutamente irresponsable en esta fase de la pandemia desacatar las leyes e iniciar una vuelta al trabajo presencial.

No podemos entender —más que en la imposición para recuperar el control sobre los trabajadores, sobre sus mentes— la sinrazón de esta decisión de la Empresa de poner en un elevado riesgo a la plantilla, ni siquiera en términos económicos de beneficios para la empresa, dado que el teletrabajo no sólo no ha supuesto un perjuicio en la productividad, como argumenta artificiosamente la empresa, sino todo lo contrario, tal como han expresado numerosos clientes, respecto a la labor desempeñada por nuestros compañeros.

Con este mensaje no queremos generar ningún tipo de alarma injustificada, sino argumentar cómo la huelga que desde la CSC hemos convocado no se basa en motivaciones caprichosas, sino en la ley y en el conocimiento científico, y porque entendemos que el nivel de riesgo de producirse un foco masivo en las oficinas es muy elevado, pone en peligro la salud de la plantilla de un modo totalmente innecesario, de nuestras familias, y en general de la salud pública. Y es que la salud de los trabajadores y de la sociedad debe estar por encima de todo.

A continuación facilitamos el enlace a los artículos concretos, así como extraemos párrafos significativos cuyos pasajes hemos subrayado para a continuación añadir comentarios que extrapolan esos estudios a nuestra realidad en las oficinas, y a las miserias de la dirección.

Primer artículo

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/ciencia/2020-05-25/donde-propagar-virus-espacios-cerrados-conciertos_2607239/

Imagen

Según el artículo:

«"Hay una alta transmisibilidad en los dos primeros días antes de los síntomas, sería un periodo clave de mucho riesgo; mientras que superada la primera semana con síntomas, bajaría dicha tasa". De hecho, este factor es tan importante que ha influido en los cambios de criterio sobre la mascarilla. "Se pensaba que los asintomáticos no transmitían, así que no tenía sentido que la llevase todo el mundo, pero cuando ha cambiado la evidencia, se ha visto su utilidad no como autoprotección, sino como medida solidaria para proteger a los demás", apunta.»

En este punto queremos pararnos en la falsa sensación de seguridad que la empresa ha querido trasladar a la plantilla con la convocatoria de test voluntarios de detección del virus entre el personal, cuyo objetivo último es el de ocultar el peligro para disuadirnos de secundar la convocatoria de huelga.

La explicación para ello es que, si tal como dicen los científicos, los dos primeros días antes de los síntomas son los de más alta transmisibilidad, LOS TEST QUE REALIZA MPE DAN NEGATIVO JUSTO EN ESOS DÍAS DE INCUBACIÓN. Lo que hace llamar Periodo ventana. O lo que es lo mismo, un test negativo podría hacer que la persona acuda a las oficinas tranquilamente, incluso mantener una actitud relajada respecto a las medidas de distanciamiento social, siendo un agente transmisor.

En el documento aportado por el servicio de prevención ajeno con el que Ayesa contrata la especialidad de Medicina del Trabajo podéis observarlo claramente:

Imagen

Continúa el artículo diciendo:

«Espacios de riesgo

Una vez que el virus sale de nuestro cuerpo, necesita un entorno favorable para permanecer activo hasta infectar a otra persona, y varios estudios demuestran que en algunos entornos cerrados podría mantenerse durante horas. De hecho, uno de los datos más relevantes es que apenas se han identificado casos de contagio masivos que hayan tenido lugar en espacios al aire libre. Una investigación realizada en China (publicada como 'preprint', así que no está revisada por otros expertos) localizó 318 episodios que habían provocado tres o más contagios en 120 ciudades y solo uno de ellos había ocurrido en un ambiente exterior.

Un grupo de investigación liderado por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres se ha dedicado a documentar "los tipos de entornos interiores y exteriores donde se ha informado que se produce la transmisión del SARS-CoV-2" en todo el mundo, encontrando una gran variedad: iglesias, barcos, hospitales o residencias de ancianos. Si tienen algo en común, es su carácter de lugares cerrados. Uno de los más llamativos fue un dormitorio de trabajadores en Singapur donde se produjeron 797 infecciones.

Y sobre entornos laborales propensos al contagio, han dado mucho más que hablar las industrias de la carne, desde Alemania a EEUU. Al parecer, estas fábricas podrían generar un ambiente muy propicio para la transmisión, no solo porque en el procesado de los productos participan muchos trabajadores que se sitúan muy cerca entre sí, sino porque lo hacen "en un ámbito frío que facilita la supervivencia del virus en el ambiente, ya que se ve comprometida a partir de los 30 grados", apunta Rosell.»

Nos encontramos con una posible medida para paliar las probabilidades de contagio, modificando la temperatura de los espacios interiores hasta esos niveles, si no fuera porque suponen ir igualmente contra la normativa de prevención en lo que respecto de las condiciones ambientales saludables para el trabajo en oficinas.

Según el artículo:

«Actividades de riesgo

Si las gotitas o aerosoles que transportan el coronavirus se dispersan al estornudar, al toser o simplemente al hablar, es lógico pensar que determinadas actividades pueden contribuir aún más a su difusión. Un ejemplo bien documentado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU es el del coro de una iglesia de Mount Vernon, en el estado de Washington. El 10 de marzo, se reunió para cantar durante dos horas y media. Entre sus miembros —que también compartieron comida, bebida y charla— había una persona con covid-19, pero en ese momento pensaba que solo era un resfriado. Sin embargo, durante las siguientes semanas, enfermaron 53 de los 61 asistentes, tres fueron hospitalizados y dos murieron.»

Algo tan básico como es la transmisión mediante el habla, se ha ocultado miserablemente en el curso de formación sobre el coronavirus donde se puede leer:

Imagen

Otro fragmento del artículo dice:

«Probablemente, hablar en voz alta en una reunión de trabajo en la oficina o gritar en un evento deportivo sean acciones casi equivalentes a cantar y también contribuyan a exhalar de forma abundante las gotitas transportadoras del virus. Además, algunos entornos laborales con maquinaria industrial ruidosa pueden hacer que los empleados diseminen más virus en su intento por comunicarse: "Cuando tienes que hablar alto, fuerzas más la emisión de partículas", afirma Rosell.»

En nuestras visitas a las instalaciones, los delegados de CSC hemos detectado reuniones múltiples presenciales frecuentes, tanto en salas de reunión, como informales en los puestos de trabajo, con y sin mascarillas, con y sin distancia de seguridad.

«En ese sentido, algunos epidemiólogos no descartan que la costumbre de italianos y españoles de hablar alto y expresarse con vehemencia también tenga alguna influencia en la transmisión. En cualquier caso, sería un dato más dentro de un tipo de sociedad más comunitaria que las del norte de Europa. "Suecia, a pesar de que en mi opinión ha seguido una estrategia equivocada, es una sociedad más aislada y con menos interacción familiar entre generaciones", señala el experto.

Implicaciones para el rastreo de contactos

Sin embargo, en la actualidad, con medidas como la obligatoriedad de las mascarillas en los espacios públicos cerrados e incluso en los abiertos si no se pueden mantener distancias, y con la prohibición de reuniones masivas, "no sería lógico" que se produzcan actos sociales que provoquen contagios masivos. "Esperamos tener todo suficientemente controlado como para que más adelante, cuando haya fases con mayor interacción social, ya no puedan ocurrir", señala.»

En este caso observamos que la legislación hace obligatoria la medida científicamente recomendada de llevar mascarillas en espacios cerrados, y también observamos que no lo hace expresamente así para las oficinas, dado que la propia ley entiende que las oficinas deben estar teletrabajando al 100% hasta tres meses después del final del estado de alarma.

Segundo artículo

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/ciencia/2020-05-02/horas-aire-virus-espacios-cerrados-peligro-ventilar_2575075/

Imagen

«Lo más llamativo de este trabajo fue que los investigadores llegaron a detectar el patógeno a cuatro metros de distancia de los pacientes. Sin embargo, otra investigación publicada en 'JAMA' solo halló el virus en las habitaciones en algunos casos, pero entre ellos estaban los ventiladores de salida de aire.

Por el mismo motivo, cuanto más ventilado esté un espacio, mejor. "¿Qué harías tú para evitar respirar el humo del tabaco? Abrir la ventana, porque la concentración baja", insiste.

Precisamente, en eso hacen hincapié los autores de otro estudio publicado esta semana en 'Nature'. De nuevo, se trata de dos hospitales de Wuhan: las concentraciones del virus en las habitaciones ventiladas de los pacientes eran muy bajas, pero altas en los baños y zonas de estos centros hospitalarios por las que pasaba una gran cantidad de gente. También en las salas que utilizaba el personal médico para quitarse los equipos de protección

Recomendamos igualmente la lectura del artículo, queriendo símplemente señalar del mismo dos cosas. Por un lado la recomendación de mantener una ventilación manual de los espacios cerrados, y el peligro que suponen los sistemas de ventilación de los edificios, y el foco que pueden llegar a suponer los espacios comunes sin ventilación, como los baños.

La irresponsabilidad de AYESA queda patente en su decisión de hacer que los trabajadores acudan presencialmente a trabajar. Tenemos conocimiento de que en otras empresas del sector, como por ejemplo EVERIS, el teletrabajo al 100% se va a prolongar, como mínimo, hasta septiembre. Esta huelga es por tu salud, y también para decirle a la Empresa que estamos en contra de su despotismo, donde para ella está antes el sometimiento de los trabajadores a su salud.

¡Por tu salud! ¡Por tu dignidad! ¡Haz huelga!

¡Fortalece el sindicalismo de clase, afíliate a la Coordinadora Sindical de Clase (CSC)!

 

¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!

¡NO a los abusos laborales!

¡NO a los retrocesos laborales!

¡NO a la represión sindical!

SECCIÓN SINDICAL DE C.S.C. EN AYESA AT


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

CSC

FSM

Enlaces de interés

XVII Convenio Consultoría (2017-19)
Estatuto de los trabajadores

CSC Everis
CSC Sevilla
Coordinadora Sindical de Clase
Federación Sindical Mundial
Tus Permisos Asamblea TIC

Copyright © Sección Sindical de la CSC en Ayesa AT Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger