martes, 3 de marzo de 2020

ARBITRAJES ELECCIONES SINDICALES 2018: CSC CON LOS TRABAJADORES, EL RESTO CON LA DIRECCIÓN DE LA EMPRESA

El pasado martes, 25 de febrero de 2020, se celebraron todos los arbitrajes que quedaban pendientes sobre las elecciones fraudulentas de junio de 2018. Los únicos que presentamos impugnaciones al proceso fuimos el sindicato CSC, de lo que se deduce que tanto UGT como CCOO estaban de acuerdo con las tropelías cometidas por la Mesa Electoral, bajo las órdenes de RRHH.
Y esta situación se vió bien reflejada en el acto del arbitraje, ya que únicamente CSC defendió los derechos de los trabajadores mientras que, al otro lado, estaban unidos en argumentos los abogados de la empresa, de UGT y de CCOO.
En este sentido, es curioso leer el bochornoso comunicado enviado por Miguel Marín, por su propia cuenta y riesgo, en nombre de todo el Comité de Empresa de Sevilla (habiendo sido enviado a la plantilla sin que ningún delegado del Comité votara a favor del mismo), en el que asume los postulados del abogado de la empresa, incluso en contra de lo manifestado por el abogado de UGT. Es así como se demuestra que Miguel Marín a quien sirve y obedece es a la empresa y no a los trabajadores, ni muchísimo menos a su propio sindicato. Y es que el Comité de Empresa hoy es un cortijo de RRHH donde Miguel Marín Rodríguez es su capataz. Por ejemplo, Miguel Marín dice lo siguiente:
Imagen
Y esa misma fue la intervención que tuvo el abogado de la empresa, que actuó más como abogado defensor de la Mesa Electoral, confirmándose por quién estaba teledirigida. Sin embargo, el abogado de UGT incluso asumió la vulneración, pero pedía que, en todo caso, solo se repitieran las votaciones en las urnas itinerantes. Sin embargo, lo que no dice es que más de la mitad de las urnas que presentó la Mesa Electoral ¡eran itinerantes!
Y, efectivamente, los interventores de CSC tuvimos que hacer fotos para demostrar la vulneración por parte de la empresa de las votaciones, muchas de ellas en medio de la calle y sin ninguna garantía de intimidad para ejercer el voto de la manera en que lo señala la ley. Precisamente, si se hubiesen dado unas mínimas garantías para proteger el secreto de voto, habría sido imposible realizar dichas fotos. Una prueba fehaciente y suficiente de cómo el proceso electoral estaba totalmente viciado. Lo que tampoco dice Miguel Marín es que el abogado de la empresa defendió que, para votar en plena calle, los trabajadores podían imprimirse en su ordenador las papeletas de voto, algo que anuló la Mesa Electoral en 3 casos -curiosamente, los tres eran votos de CSC de mesas itinerantes- porque los trabajadores, para evitar que nadie les viera a quién votaban, decidieron imprimir su voto desde su ordenador; votos declarados nulos que forman parte del expediente y que constan como prueba.
Está claro que el trabajador que vota lo que quiere la empresa -UGT o CCOO- no tiene ningún problema en que le vean, pero el que vota por la candidatura de los trabajadores que teme ser reprimido lo tiene que hacer a escondidas. Ahí tenéis por qué tiene tanto interés la empresa -y con ellos UGT y CCOO- en que haya muchas mesas itinerantes y se vote en la calle sin garantías de confidencialidad, sin que se cumpla el sufragio secreto.
El colmo del absurdo es el argumento de los abogados de UGT y de la empresa que defendían que no había ninguna reclamación por esta cuestión de trabajadores individuales. Por supuesto que no: las reclamaciones se hicieron por parte de los interventores de CSC en nombre de esos trabajadores, pues el clima de represión y de miedo les hacía a los trabajadores no interponerlas en su propio nombre por miedo a las represalias. Es por ello que la documentación que dice Miguel Marín en su comunicado de que pretendíamos "colar entre la documentación de las reclamaciones documentos que no tenían nada que ver con las mismas." eran precisamente sentencias y documentos que argumentaban ese mismo clima de represión.
Lo que tampoco dice Miguel Marín en su escrito enviado a la plantilla -escrito que refleja improvisación y desesperación- es que se ha desmontado de una vez por todas el otro mantra que repetían una y otra vez durante la campaña electoral, tanto UGT como CCOO, que es que CSC no quería que votaran 190 trabajadores nuevos. Pues bien, como se pudo ver en los arbitrajes, no había NI UNA SOLA impugnación referente a ese tema. UGT, el sindicato de las FAKE NEWS, vuelve a mentir y a manipular la realidad, pero una mentira, por muchas veces que se diga, jamás se tornará en verdad. Afortunadamente, los trabajadores tienen a CSC para demostrarlo.
Sin embargo, en otro de los episodios vergonzosos del arbitraje del pasado día 25 de febrero, Miguel Marín obvia por completo en su comunicado que los abogados de UGT, de CCOO y de la propia empresa defendieron a capa y espada que directivos y apoderados de la empresa pudieran participar en el proceso electoral, dándose al menos un caso gravísimo en el que, no solo un directivo participó como elector, sino que, además, fue miembro de una mesa electoral, viciando por completo ya todo el proceso.
Es por eso que, para nada, se trata de "posibles defectos de forma" sino de todo un proceso completo viciado por lo que, coherentemente, reclamamos en el arbitraje que se debería anular todo el proceso.
Por último, vuelve a repetir Miguel Marín el mantra de que se está "intentando ganar en los despachos lo que no consiguieron en las urnas.". Ante esto, si tan confiados están en las urnas, ¿por qué se oponen UGT y CCOO a que se vote de nuevo, esta vez en un proceso con garantías, sin trampas ni injerencias de la Dirección de la Empresa? ¿Por qué somos CSC los únicos que queremos que se vuelva a votar sin que la Empresa ensucie y pisotee la democracia de los trabajadores?
Estas cuestiones tienen una respuesta muy sencilla: CSC es la única que cree en el poder de los trabajadores, votando en libertad, con conocimiento de la realidad y en conciencia, elegirán a unos representantes dignos. Los que no quieren que se vuelva a votar son aquellos que tras dar un golpe de estado han traicionado a la plantilla firmando un Plan de Igualdad al gusto de la dirección de la empresa, así como blanqueando todos los atropellos perpetrados por la Empresa. Un Plan de igualdad que reduce los derechos de conciliación anteriores, mientras que permite a los propietarios seguir exprimiendo a la Junta de Andalucía sin tener que respetar ningún tipo de igualdad con la plantilla.
El resultado de los arbitrajes se verán más adelante, pero no confiamos ni dejamos de confiar en las instituciones o en un tercero para que nos dé la razón que nos asiste. Solo confiamos en el poder de los trabajadores y será la plantilla, unida y organizada, la que cambie las tornas y pase por encima de los que viven a su costa para traicionarlos.
¡Fortalece el sindicalismo de clase, únete a la Coordinadora Sindical de Clase (CSC)!
¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
¡NO a los abusos laborales!
¡NO a los retrocesos laborales!
¡NO a la represión laboral!
¡NO a la represión sindical!
SECCIÓN SINDICAL DE C.S.C. EN AYESA AT

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

CSC

FSM

Enlaces de interés

XVII Convenio Consultoría (2017-19)
Estatuto de los trabajadores

CSC Everis
CSC Sevilla
Coordinadora Sindical de Clase
Federación Sindical Mundial
Tus Permisos Asamblea TIC

Copyright © Sección Sindical de la CSC en Ayesa AT Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger