lunes, 30 de marzo de 2020

¡EN DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA!

Estamos viviendo semanas dramáticas, comprobando como el maldito coronavirus COVID-19 ha segado la vida de más de 30.000 personas en el mundo, de los que más de 6.000 han sido españoles.
 
Este virus ha puesto de manifiesto la necesidad de disponer de unos servicios públicos fuertes, bien dotados económicamente para que sirvan al pueblo con eficacia y garantía. Así, el COVID-19 ha mostrado que los recortes sociales —que tanto han perjudicado a los trabajadores y a los sectores sociales que componen la clase trabajadora, como a nuestros ancianos y que tanto han beneficiado a los empresarios, a los ricos— matan.
 
Por un lado, estamos comprobando la falta de medios en la sanidad pública que hace que el sistema sanitario no tenga los recursos suficientes para la atención al aluvión de pacientes producidos por esta infección, y que el personal sanitario no esté dotado de las herramientas necesarias incluso para su propia seguridad, de tal modo que hay casi 10.000 sanitarios contagiados en España.
 
Por otro lado, la privatización de los servicios públicos, como por ejemplo ocurre con la sanidad y con los cuidados domicilarios, conlleva un deterioro en la salud de los trabajadores, de las clases populares y, cómo no, de nuestros mayores. De hecho, las residencias de ancianos, fundamentalmente las privadas, han sido otro foco de infección del COVID-19, tanto para el personal que trabaja en ellos como de los residentes con los que la enfermedad está siendo devastadora.
 
Esta es la realidad que hoy estamos viviendo. Una realidad terrible e injusta para la clase trabajadora. Una realidad que el pueblo confronta con unos servicios públicos, con un sistema sanitario, totalmente diezmados y desguarnecidos. Y ello es así como consecuencia de unas políticas económicas conducentes en transferir una gran parte de la riqueza a favor de los empresarios en detrimento de la clase trabajadora, a la que se le ha saqueado, a la que se le ha sobreexplotado y se le ha condenado a la precariedad, a la que han empujado a la pobreza, no sólo rebajando nuestros salarios y nuestras condiciones laborales, sino también robándonos gran parte de los servicios públicos, que cada día son más precarios. Estas políticas económicas destinadas a transferir la riqueza a favor de los empresarios, de los ricos, arrebatándosela a los trabajadores, a los que han empobrecido cada día más, se ha realizado tanto por la vía fiscal —rebajando los impuestos a los empresarios—, por la vía del recorte del gasto social y de la privatización —arrebatándole al pueblo trabajador servicios públicos—, y por la vía de la reforma laboral, de tal modo que la precarización y la temporalidad del trabajo agudicen el grado de explotación del trabajador al objeto de que el empresario se apropie de más plusvalía que genera el trabajador.
 
Los trabajadores somos los que estamos combatiendo —en la primera línea y como siempre acontece en la historia— a la pandemia y, sin duda, seremos los que la venceremos. Ahí están los trabajadores de la sanidad, los trabajadores de la alimentación, los trabajadores de las telecomunicaciones, al pie del cañón.
 
En este trance, en este momento duro, los trabajadores en general debemos reflexionar sobre lo que está aconteciendo en el mundo y en nuestro país. Y, en particular, los trabajadores de AYESA AT también debemos reflexionar y tener memoria.
 
Hoy la opinión es unánime en la necesidad de una sanidad pública universal y fuerte. Esa sanidad pública, como todos los servicios públicos, debe ser sufragada por los impuestos, y el pago de los impuestos debe ser progresivo y en proporción a los ingresos. La política fiscal en este país ha sido la de buscar que los empresarios no paguen impuestos o paguen lo mínimo, mientras los trabajadores son los que sostienen la inmensa mayoría de la carga impositiva del Estado, es decir, somos los que sostenemos al Estado.
 
En el año 2018, por ejemplo, los trabajadores pagamos a través del IRPF 77,04 miles de millones de euros, mientras que los empresarios a través del Impuesto de Sociedades pagaron 23,14 miles de millones de euros. Asimismo, los impuestos indirectos, como es el IVA, y los impuestos especiales —impuestos al tabaco, alcohol o los hidrocarburos— aportaron a las arcas del Estado 83,96 miles de millones de euros. Estos impuestos indirectos son terriblemente injustos, porque el pobre paga exactamente igual que el rico ya que se trata de una imposición fiscal que es soportada por personas que tienen entre ellas una abismal diferencia de rentas, de tal modo que los impuestos indirectos castigan mucho más a las masas trabajadoras, que reducen en un 30% las rentas más bajas.
 
Hemos de recordar que en el año 2017 la Dirección de AYESA AT planteó a los trabajadores lo que llamaron el Plan de Retribución Flexible (PRF). El PRF permite a la empresa deducirse la suma de todas las retribuciones flexibles de los trabajadores, de tal manera que con ese monto paga menos impuestos. Mientras tanto, el trabajador, que destina una parte a la retribución flexible obtiene, en el mejor de los casos, el pagar una pequeña porción impositiva menos, siempre y cuando pase a un tramo más bajo, de lo contrario sigue pagando lo mismo. Pero, en realidad, la suma de lo que pagan de menos las empresas en impuestos hace que los servicios públicos que se deterioren, y quienes pagan, tanto en sus condiciones —ya sean sanitarias, educativas de sus hijos, asistenciales y de cuidados de sus ancianos o familiares dependientes, etcétera— como posteriormente en términos económicos, somos los trabajadores.
 
El Plan de Retribución Flexible estimula el gasto en sanidad privada. Sanidad privada que no se responsabiliza en casos de enfermedades graves, como el cáncer, o el coronavirus COVID-19, tal y como ilustra la siguiente noticia: "La sanidad privada ante el coronavirus: pruebas a 800 euros y derivando pacientes a la pública" https://www.vozpopuli.com/sanidad/sanidad-privada-hospitales-coronavirus-pacientes_0_1335167411.html. Sanidad privada que en un momento crucial para la vida de centenas de miles de trabajadores de este país, para la vida de nuestro pueblo, deja bien claro que para ellos la sanidad es su negocio, una disciplina con la que enriquecerse y deja patente su avaricia y su insolidaridad, como deja claro el artículo del diario público de 26 de marzo de 2020, cuyo titular es inapelable:
 
Imagen
 
Es momento de tener memoria ante lo que está aconteciendo. Los empresarios, sin duda, son egoístas y buscan la obtención del máximo beneficio a costa de la pobreza de la mayoría de la población, los trabajadores. Pero peores son aquéllos que dicen estar con los trabajadores y siempre sirven al Empresario para que gane más a costa de las condiciones del trabajador. Aquéllos que hablan de servicios públicos pero que promocionan la sanidad privada para que la Empresa se pueda deducir gastos y pague menos impuestos. Recordemos lo que decía la Sección Sindical de UGT en AYESA AT el pasado 22 de marzo de 2017 en un comunicado que remitió a la plantilla titulado "Reunión con RRHH ayer 21 de marzo":
 
Imagen
 
¿Qué os decíamos desde la sección sindical de CSC en AYESA AT con respecto al PRF el pasado 28 de marzo de 2017 en el comunicado que os remitimos titulado "¿GANAN LOS TRABAJADORES CON LA RETRIBUCIÓN FLEXIBLE?"? Lo siguiente:
 
Imagen
 
Y abundábamos:
 
Imagen
 
En estos días, cuando a las 20 horas salgas a aplaudir al personal sanitario que trabaja en la sanidad pública y que se está dejando la piel y su salud en la defensa de los intereses y de la vida de los trabajadores, del pueblo, con unos recursos escasos como consecuencia de los recortes del gasto sanitario:
 
  • Recuerda quiénes han ganado con estos recortes: los empresarios.
  • Recuerda quiénes hemos perdido: los trabajadores que tenemos unos peores servicios públicos, empezando por la sanidad.
  • Recuerda quién se posicionó con los empresarios y quién ha colaborado engañando a los trabajadores: por ejemplo, la Sección Sindical de UGT en AYESA AT.
  • Recuerda quién te dijo la verdad y salió en defensa de los intereses de los trabajadores, que es la defensa de los servicios públicos y la necesidad de que paguen más impuestos los empresarios: nuestro sindicato, CSC.
 
Reflexiona y actúa en conciencia. ¡No permitas que la Empresa siga enriqueciéndose a costa de tus condiciones y de las condiciones de tu familia y de tu clase social! ¡Fortalece los servicios públicos, y la sanidad pública! Tu vida y la de los tuyos está en juego. ¡Tú decides!
 
¡Fortalece el sindicalismo de clase, afíliate a CSC!
 
 
¡FORTALECE LA ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES, AFÍLIATE A CSC!
 
¡NO a los abusos laborales!
¡NO a los retrocesos laborales!
¡NO a la represión laboral!
¡NO a la represión sindical!
 
SECCIÓN SINDICAL DE C.S.C. EN AYESA AT
 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

CSC

FSM

Enlaces de interés

XVII Convenio Consultoría (2017-19)
Estatuto de los trabajadores

CSC Everis
CSC Sevilla
Coordinadora Sindical de Clase
Federación Sindical Mundial
Tus Permisos Asamblea TIC

Copyright © Sección Sindical de la CSC en Ayesa AT Design by BTDesigner | Blogger Theme by BTDesigner | Powered by Blogger